viernes, 27 de julio de 2007

TAN REAL COMO LA VIDA MISMA

A mi abuela.

Tengo a bien narrar que hubo una época que la pobreza se cebaba en este país como ahora no se apiada de otros y que por la culpa de la escasez muchos tuvieron que dejar su casa.
Dos de los protagonistas de esta historia, Eusebia y Antonio, se casaron un día en pleno derecho y amor y de ello dieron fe hasta que la muerte los separó.

Durante lo que duró su vida en común fueron felices. Trajeron al mundo tantos hijos como desearon y no fueron más, porque el destino hizo sin anestesia y sin bisturí la ligadura de trompas. Pero como todos en esa época, buscaban prosperidad y tuvieron que emigrar:
Salieron de su casa con los pocos enseres que tenían.
El primero en marchar fue el patriarca, cogió el hatillo con lo justo y a los pocos días volvió hablando a su esposa, de lo bien que sus hijos estarían allí. Había encontrado un lugar donde podrían vivir tranquilamente, con estas palabras quiso consolarla. Aunque se fuesen lejos, él quería seguir viendo la vivacidad de los ojos de su amada esposa y la sonrisa perennemente dibujada en las caritas de su prole.
La partida sería y fue dolorosa, dejar la Dehesa de los Montes y partir hacia Barcelona no era plato de buen gusto, pero el futuro esperanzador les hizo andar hacía delante marcándoles el paso a sus seis hijos. Más de veinte horas de viaje ponían fin a las miradas hacía atrás, aunque aún llevaban la mano en el corazón.

Los primeros días de adaptación fueron difíciles, todos en una habitación subarrendada de no más de diez metros cuadrados, pero estaban juntos. Veían un presente duro y un futuro por desenmarañar pero tenían las fuerzas para lanzar a sus hijos a una vida digna.

A los cuatro meses la mala suerte se cernió sobre ellos, Antonio sufría una embolia y moría dejando viuda y media docena de menores de edad. Después del funeral empezó una nueva lucha, más dura, la misma de sacar a sus hijos adelante pero esta vez en solitario.


Un día, decidió volver a sus raíces. No para siempre, pero sí para dejar un recuerdo a sus hijos.
Con el dinero que había conseguido ahorrar en todos sus años de esfuerzo innegable e infatigable compró un terreno en la Cuesta la Palma donde mandó construir una casa, la que más tarde, en el verano del ochenta y siete, sería bautizada como “Villa Rubia”, “Villa Rubia la mejor” así dijo el maestro Julián Aguilera el día de su inauguración.

Ahora, Eusebia vuelve a Barcelona después de unas pequeñas vacaciones en su casa, Villa Rubia. Recuerdos de aquella primera vez que hizo el mismo recorrido vienen a su mente, deja su casa atrás y muy posiblemente para siempre. De la verja recién pintada de negro cuelga un cártel: “SE VENDE”.
El comprador que la adquiera no sólo se quedará una preciosa casa. Se quedará con la esencia de la felicidad allí vivida. En sus pasillos, cuando esté en silencio escuchará el barrido de una escoba temprana, a media tarde cuando duerma su siesta, escuchará el chapotear de unos niños que juegan en la piscina del patio de atrás. Si es cazador, en sus madrugadas de veda abierta, escuchará los perros ladrando junto a los árboles frutales del huerto, si cuando encienda la fuente de la entrada moja alguien, de fondo se escucharan los gritos de aquellos que antes fueron mojados, y si conoce a “la rubia”, Eusebia; si la conoce, entonces…, entonces sabrá que como estandarte la lucha y como recompensa a la misma, “Villa Rubia”

58 comentarios:

Nat dijo...

Me suena TAN familiar.

Un beso

Nany dijo...

Realmente una muy bonita historia, que bien que hagas este honor a tu abuela, admirable por lo que cuentas… la verdad que hasta se me hizo un nudo en la garganta al saberla viuda con tantos hijos… me recordó a mi propia abuela ya hasta a mi madre… me revolvió recuerdos, esos que muchas veces prefiero no recordar porque me hablan de nostalgias, tristezas y pasado…
Dale un abrazo a tu abuela de mi parte, que aunque no la conozca y no me conozcas se que en una parte del mundo alguien está enardeciendo a esa maravillosa mujer.

José Antonio dijo...

Aún intentándome aclar los ojos del lagrimal, esta preciosa historia de fuerza, de lucha, de unión ... no dejará a nadie indiferente. Un bonito gesto por tu parte la dedicatoria.
Besos agradecidos

atikus dijo...

La verdad es que uno se queja por cada cosa que..., en fin que historia mas entrañable.

BalaNegra dijo...

Lástima que haya que vender a veces cosas que han conformado nuestro pasado por una cantidad de monedas que nunca pagarán el valor de lo que alberga...

Noa- dijo...

Cuantas Eusebias y Antonios han vivido experiencias similares.

Cuantos nietos de esas extraordinarias parejas que sacaron adelante a su familia con trabajo, esfuerzo y mucho amor.

Saludos

Mariia dijo...

Preciosa historia. Dejándose el alma años y años para cuidar su familia. Entrañable.
Besitos =D

Beauséant dijo...

es extraña y jodida la vida, te empeñas y luchas por lograr cosas, y al final todo se vuelve relativo, y aquello que tan importante era acaba con un cartel de se vende...

Daniel dijo...

Preciosa historia de fuerza y lucha... Yo creo que más de uno conocemos a otras Eusebias y a otros Antonios...

Lucy in the sky with diamonds dijo...

Yo nunca conocí a mis abuelos y me gusta, a través de las historias de los demás, poder ir recorriendo lo que siente y vive el otro con relación a este bello parentezco.
Le dejo un saludo
Lucy.-

Angie Sandino dijo...

que bonita historia, y coincido en que los lugares (casas,fincas) cuentan una historia en sus paredes en sus campos y jardines...

muy buen post..

besos!

peregrina dijo...

una historia realista, dura, con una narración digna merecida para presentar tales hechos.Aunque parezca la historia de unos pocos, es la historia de mis amcestros, de los de muchos comentaristas. Sólo cambian las circunstancias.
Saludos desde Buenos Aires.

Alexis dijo...

la vida es dura,continua implacable a pesar de todo y todos, vidas de sacrificios,mi abuelo me contaba historias de cuando iban a hacer las carreteras a pico y pala ,solo por el pan diario...miserías....que en algunos paises todavía continuan..y no son del tercer mundo...

Dulcinea dijo...

Que nostalgia, que emoción me dio el leer este post, creeme yo ya quisiera una parte de esa mujer, sólo un poco de su valor y su esfuerzo, yo tb. he tenido una vida muy dura, pero no se compara con esta experiencia, si bien es cierto nunca he dejado de lucar, a veces me falta un poco de fuerzas para continuar, pero le doy de nuevo. Gracias por esta historia de vida que nos regalas.

Te estoy muy agradecida por la visita, por favor vuelve cuando quieras, y si no hay nada nuevo, puedes empezar desde atrás, asi lo hago yo.

Y respecto a tu comentario, en Chile tb. veíamos Plaza Sésamo, buen aporte.

Mil abrazos

Belén dijo...

Nuestros abuelos tienen historias tan interesantes!!! mi abuelo tambien fue huerfano de padre desde joven y sabe lo que es emigrar!

Te dejo un fuerte beso... a las dos!

:))))

Walking Shade dijo...

Siempre se ha dicho que cualquier tiempo pasado fue mejor. Me encantó tu historia.

Buen finde !

Naxcam dijo...

que hermosura^^

Tamaruca dijo...

Los recuerdos no tienen precio... qué nostalgia me dan estas cosas... supongo que todos recordamos un lugar especial y, qué cambiado está ahora :'(

Un beso, Nosotras.
Buen finde...

laricp dijo...

Hola:
Te saludo y te felicito por tu blog. Y, de paso, te mando un enlace al mío por si quieres echarle un vistazo.

Saludos: Cas_orla


Para ti desde Granada:
http://laricp-desdegranada.blogspot.com/

Tus últimos días en Granada:
http://laricp-casorla.blogspot.com/

MAR dijo...

Precioso post-
Cariños para ti.
mar

Amor dijo...

¿pero me invitas a cenar contigo a villa rubia entonces o no? estoy dispuesto a transigir: invito yo en cualquier otro sitio, pero con
amor ;-)
un abrazo

modes amestoy dijo...

los viajes hacia el pasado y sus recuerdos, son tan dolorosos y tan gratificantes a la vez...
Un abrazo

Cabezota sin remedio, corazón enorme dijo...

Toda casa siempre es una parte de nuestra vida.

Supongo que tú también eres parte de Villa Rubia.

Libelula dijo...

Hermosa historia, lo importante de todo aquello, es el amor y la lucha; nunca se perdió.

mar dijo...

Preciosa historia que ha conseguido emocionarme...
Un besito.Mar

Corpi dijo...

Emocionante historia. Tiempos duros fueron aquellos y mucho más para tu abuela que sufrió la pérdida de tu abuelo tan pronto.
Villa Rubia aunque se venda siempre formará parte de ti y de tu familia. Es imposible olvidar los buenos momentos que se pasan en una casa. yo pienso que por allí por donde pasamos queda, como te diría yo, una proyección de nosotros que marca por dónde hemos pasado y lo que hemos hecho.
Tu abuela estaría orgullosa de ti.
Un beso.

Alucard dijo...

Una gran mujer tu abuela por lo manera en que lo narras aquí. Sin duda la mujer es fuerte de esperanza, noche de desvelos para cuidar de sus hijos, y aunque viuda se encuentre, con al frente en alto lucha por ella y por sus hijos. Una historia hermosa, con un tono de recuerdos sepia.

pe-jota dijo...

Me encanta esta historia de emigración y lucha contra el desarraigo, un tema tan presente en nuestros días y que debería tenernos más sensibilizados, porque en el fondo todos somo emigrantes.

aire... solo un suspiro del aire dijo...

Hermoso relato de una vida familiar... de una gran mujer y sus vivencias¡¡¡

Saludos..

Lau

Cesar Vo dijo...

Esta historia tan bonita, hace que recupere de mi memoria una preciosa Glosa de un poeta Venezolano llamado Manuel Graterol Santander. Describe a mi parecer tan sublimemente esa sensación desagradables de las despedidas cuando uno no quiere hacerlo, y mucho mas cuando hay por medio un Amor en cualquiera de sus manisfestaciones.

Aqui te la dejo.

Un Beso,
CV


La glosa de los tres adioses
De Manuel Graterol Santander

LA TARDE COMO CON PENA
SE PUSO UN TRAJE CENIZO
PARA UNA SOLITA AUSENCIA
TRES VECES NOS DESPEDIMOS


Que pena la de no verte
y estarte viéndote en sueños
en el suspiro pequeño
mitad vida mitad muerte
sin querer querer, quererte
sin ser de otro verte ajena
y mientras el viento suena
su guitarra entre las hojas
se estremece de congojas
LA TARDE COMO CON PENA

Que tarde para decirte
que es amargo estar soñando
escucharte conversando
y despertar sin oírte
escribirte y escribirte
sin recibir ni un aviso
sentir que el aire huidizo
hacia tu recuerdo avanza
y saber que la esperanza
SE PUSO UN TRAJE CENIZO

Que pena la que me hiere
estar los dos sin estarlo
buscar amor encontrarlo
y decir que no se quiere
sentir que casi se muere
la angustia con la presencia
amarse con la frecuencia
de corazones enteros
y tomar muchos senderos
PARA UNA SOLITA AUSENCIA

Que tonto para engañarnos
apurando este desprecio
ponerle al olvido precio
y sin darnos cuenta amarnos
para otra vez encontrarnos
y ser así lo que fuimos
por eso cuando quisimos
enterrar todos los besos
rogando por tres regresos
TRES VECES NOS DESPEDIMOS

Mikamy dijo...

Tu historia me es tan familiar...me recordé a la casa de campo de mis difuntos abuelitos, hoy usados para estacionar camiones...que vergüenza. Com muchas personas ya han comentado, hay muchas Eusebias y Antonios repartidos por todo el mundo, que tienen garra y fuerza para salir adelante y darle un buen futuro a los que más aman. Ellos son los verdaderos héroes, verdad?

Te cuento que mi abuelita falleció hace poco y me hiciste acordarme de muchas cosas bonitas. Te mando un abrazo gigante!

*AntagoniSta* dijo...

No dejo palabras, solo un suspiro intenso por lo que acabo de leer... un homenaje hermosísimo!

Saludos :)

Maisa dijo...

Me trae tantos recuerdos...Aqui en Argentina vivieron mis padres emigrantes de mi amada Galicia, dejando todo atras, casa, padres, hermanos, todo....Todo un tema el desarraigo. Ahora me toca a mi vivirlo, pues la que emigro a Galicia es mi hija, cosas de la vida no???

Mónica. dijo...

Ustedes escriben maravillosamente, así que las invito a escribir el meme que me pasó patri de "los 7 pecados capitales"... según ustedes...¿qué les parece? ¿Se animan? pasen por mi blog por las reglas. Las espero. Bsss

El futuro bloguero dijo...

Preciosa historia. Enhorabuena por la abuela y abuelo tan luchadores, especialmente Eusebia que siguió adelante con todo.

Recuerda que llevas esos genes.
No abandones nunca.

Sigue contandonos la Historia de tu Villa Rubia personal

Nerim dijo...

Hay tanto que contar de nuestras abuelas y tanto que aprender de sus historias.
Un fuerte abrazo
Nerim

Letizia dijo...

Ya me gustaría a mí poder decir que mi matrimonio con mi Felipín vaya a ser tan duradero. La convivencia mata el amor con los segundos de la desilusión.

Besos de Princesa

- FeSaCo - dijo...

WoW!...

tengo que decir que te mereces 1o puntos por tu historia. Estaba pasando y pues me quede enganchado con tu historia... que inspira mucho !..

Me dio un poco de pesar como la vida es tan dura y ta facil para otros.

PEace!

sigue asi!

lu dijo...

Me ha encantado el relato! Estuve pensanzo hace pocos días hacer una entrada dedicada a mi abuela, pero todavía esta en mente!

Al final la serie va a ser de socorristas, que son con los que comparto todos los días de este verano!

Espero que te guste!

Te seguire visitando!
UN BESOTE

Bohemia dijo...

conozco a algunos personajes muy parecidos a estos que nos presentas...

(Me encanta la estética de tu blog)

Abrazos

Indigo dijo...

Ay, chicas, por momentos se me erizaron los pelitos de los brazos.
Saluditos

Glauca Maria dijo...

Un precioso homenaje en vida a tu abuela.
Un beso

Kukilin dijo...

¿Sabías que no se podía entrar a tu blog? NO encontraba la forma de avisarte, probé desde los coment.. de belén y de otros lados y me fue imposible, ya me ha pasado con otros blog, que al igual que el tuyo, aparece el perfil sin el titulo, que es la única forma de entrar: Creo que tendríamos que quejarnos, para que esto deje de suceder, se muy poco de esto y no tengo idea como hacerlo.
Y ahora vamos a lo nuestro; Preciosa la historia que acabas de contar, llena de amor, sacrificio, dolor y entrega.
Muchos besos y feliz de haber dado contigo, pues es un placer leerte.

Miri dijo...

Hermosa historia y muy lindo homenaje el que estás haciendo.
Yo también soy nieta de inmigrantes y sé cúanto sufrimiento y esfuerzo les costó tener lo que tenían.
Me quedé con muchos recuerdos y enternecida por la historia.
Te dejo un beso grande.

Corazón Coraza dijo...

Que historia has contado!! Tan personal....que fuerza al de tu abu!!...Que mujer!!... Realmente tu post es puro valor familiar....¿qué más decir?
Besotesss!!

Orleans dijo...

La compro,aunque todo lo que pueda revivir y escuchar en su interior no tiene precio.Bella historia.

Kukilin dijo...

Ahora mismo tu perfil no tiene titulo, hay un puntito azul y es por lo único que se puede acceder.
Besitos.

bonsaimusic dijo...

Es innegable en tí encontrar dotes de escritora aunque no los ejerzas más alla de este blog. Es precioso la forma que tienes de darnos un trozo de tu vida. Es una escritura con estilo sublime.

Antonio acompaño a Eusebia a Barcelona porque si no ella no hubiera salido de allí sola. Esa era su misión. La cumplio y se fue.

Eusebia es una mujer valiente, luchadora, buena madre, un ejemplo de mujer. Dara gusto hablar con ella y ver qué opina de ciertas cosas y valores de esta vida. Tú, si la tienes cerca aprovechalo. Es una suerte rodearse de seres así.

Abrazos desde esta tarde de domingo apacible.

24 de Enero dijo...

Con este blog me dan unas ganas tremendas de comprarme unos zapatos con unos Buenos Tacones.

Saludos.

Miri dijo...

Aquí estoy nuevamente!
Vuelvo a leer la historia y vuelvo a emocionarme!
Espero estés pasando un buen fin de semana.
Te espero pronto de visita por mi lugarcito.
Un beso grande.

Patri dijo...

Acabo de pegarme una panzada a leer todos los post atrasados.

Son todos geniales y buenísimos, como siempre. Tengo que pasar todos los días por tu blog para poder comentarte como te mereces. ^_^

Besotesssssssssss

Ana R dijo...

Cuantos tuvieron que hechar raices lejos de su cuna para arañar bienestar a su felicidad...cuantos.

Y cuanta ternura y cariño dejas caer y rebosar en una historia tan de aquella España y tan de todos...

Precioso.

Un abrazo

SIB dijo...

He llegado a tu blog sin saber bien cómo y me alegro de ello, felicidades por este espacio y por todo lo que relatas en él...
No conocí a mis abuelos y me hubiera gustado poderles escribir algo parecido tan lleno de emociones.
Un saludo
Susana

Elita dijo...

Como muchos ya han expresado aquí preciosa historia, imposible no remontar a la época de mis queridos abuelos acá en Chile que emigraron del campo a la ciudad y muchas penas y privaciones pasaron en ese andar.
Cariños y sonrisas para ti.

Hugo dijo...

Linda historia...!!! la leí de punta a punta porque me hizo acordar a la de mis abuelos...
En algo nos parecemos...

diegodelmar dijo...

precioso,solo eso precioso.


besos

El Analista dijo...

Una historia dura y comun a muchos, cambian los escenarios pero no los motivos. Exelente

Waiting for Godot dijo...

Qué bonito. Un abrazo.