lunes, 30 de julio de 2007

EL ÚLTIMO VIAJE JUNTOS


Esther había pasado toda la noche en vela, sentada en una butaca del salón mirando la fría pared y oyendo la respiración suave que provenía de la habitación contigua.
A las seis sonó el despertador, unos pasos hacían sus quehaceres matutinos, el agua se oía caer. Quince minutos después él entra en el salón, se acuclilla a su lado, le da un beso en la mano posada sobre el brazo del sillón y le dice: - lo siento.-
****
Pablo no sabe como ha podido dormir después de lo sucedido la noche anterior, está tan arrepentido… Se ha levantado justo al primer ring de despertador, se ha duchado y la ha visto en el salón, ahora se pregunta si ella habrá pasado allí toda la noche.
****
Son las siete y cuarto y él ya se ha ido, Esther se dedica una ducha rápida, se viste y hace la mochila, cierra suave la puerta, no se preocupa en mirar si ha cogido las llaves, y echa a andar hacía la estación.
Hace tanto tiempo que no coge un tren que casi se siente perdida. Canjea su billete y en el bar compra tabaco, no fuma, pero le gusta el humo espeso que difumina el ambiente. Le ofrecen un diario gratuito que rechaza, bastante tiene con su vida, no quiere saber de ninguna otra.
****
Pablo está sentado en su despacho y siente un dolor, un dolor que sabe que tardará en curar, le duele el alma y tiene un mal presentimiento. En cuanto salga del trabajo piensa solucionar la situación.
Llama a casa y salta el contestador: -“Hola, somos Esther y Pablo, deja tu mensaje y ya veremos si te llamamos”-. Escucha la locución completa y sonríe, se acuerda del día que la grabaron. De repente su sonrisa se desdibuja, Esther no está en casa. La llama al móvil, una, otra, y otra, y otra vez más. Se empieza a poner nervioso, los rasgos de su cara empiezan a endurecerse.
****
Ya ha llegado el tren y Esther se sube, no hay asientos, se siente como un borrego, mira las caras de sus compañeros de viaje y la mayoría no parecen más alegres que ella.
¿Debería volver a casa? – piensa – al fin y al cabo sólo fue un manotazo a destiempo y está mañana parecía arrepentido.
Mira el móvil, lo tiene en modo silencio, él ya le ha llamado veinticinco veces. Va borrando cada llamada perdida cuando escucha y siente un crujir.
****
El teléfono da señal y Esther no contesta. Pablo coge su americana dando un tirón que hace caer el perchero, sale del despacho dirección al párquing, se sube en el coche, sabe que tardará un rato en llegar a casa, con las obras el tráfico está imposible, pone la radio: ¡ATENTADO!
****
Sabe que sus huesos se están rompiendo por el peso que tienen que soportar. Se oyen pisadas a la carrera, gritos de desesperación, llantos de dolor. Le escuece la cara, el sueño que no había acudido a ella la noche anterior, ahora la posee.
****



Seis meses después, cada día Pablo sigue buscando a Esther, no sabe que le ha pasado, no sabe donde está. Se siente abandonado. La quiere encontrar. La ama más que nunca.
****
Seis meses después Esther ya no es Esther, es un nuevo rostro y una nueva identidad, tras ser víctima del atentado y desfigurarse sólo ella conoce su pasado. Vive en el mismo barrio y ve a Pablo cada mañana ir a trabajar. Le da pena, se sabe amada, mal amada.

40 comentarios:

peregrina dijo...

Ay que fuerte! cuando leí atentado me estremecí de sobremanera, es una historia triste, pero muy bien relatada.
Un saludo!

Luz del Olvido dijo...

Buf, historia dura la que has escrito, pero de alguna manera con final feliz.Bravo por Esther!

Ada Gavner dijo...

Uffaaa! Se me ha puesto la piel de gallina.

DémoNan dijo...

Bueno, no sé si es del todo real, espero que no lo sea por la parte que le toca a Esther, aunque al final parece que que se aplicó eso de "no hay mal...". Besitos.

Belén dijo...

Ostias... joeeeee....me quito el sombrero y todo lo demas...

Impresionante de veras...impresionante...no se que decir...

Solo digo que si hubo un manotazo, aplaudo a Esther con toda mi alma!

Besos

bonsaimusic dijo...

Hizo lo correcto. Esa coletilla tan española de: "quien bien te quiere te hara llorar" son puñetas de la China. Y muy bueno lo de recobrar la identidad, poder vivir en su barrio, ver al machito de turno y seguir su "nueva" vida.
Ojalá y esto se diera en la vida real. Las mujeres son las que tienen que salir huyendo, cual profugas, siendo ellas las victimas. Muy bueno el relato.

Plas,plas,plas (es lo más parecido a aplaudir que he encontrado)

José Antonio dijo...

Ante tal relato magistral no tengo palabras para describir qué siento ... Es como si me hubieses narrado el sentir de una víctima en Atocha. Gracias por escribir tan magníficamente. Magistral.
Besos

Angie Sandino dijo...

que excelente relato... me has estremecido, pues cuantas historias se van por ahi...

un beso!

Miguel F. Barrios. dijo...

que buen escrito, pasando por aqui a conocer

Lucila dijo...

Te paraliza esa historia y el gran estilo para hacerlo llegar.
Qué vida la de Esther!

Verse sin mirarse.
Amarse sin sentirse.
Conocerle e ignorarle.
vivir sin estar.
Estar sin querer.


Hay muchas maneras de sentir esa historia y de vivirla aunque no hayamos perdido el rostro que nos identifica.

Me ha encantado tanto por lo que plantea como lo que podemos sentir e interpretar.
Saludos!

Cabezota sin remedio, corazón enorme dijo...

Mal por el del manotazo. A mí me pusieron en una situación límite y no lo di. Nada justifica la violencia.

Y mal por ella. No se puede desaparecer así, sin dar más explicaciones. Las personas al menos, nos debemos la verdad.

Y mira, todos tenemos derecho a equivocarnos, nadie nace sabiendo. Y saber perdonar también es bonito.

Jinekoloko dijo...

Y TÚ
TE ATREVERÍAS A SER
"VOLUNTARIA" ??????????

Beauséant dijo...

es de esas historias que uno piensa que no pueden ser ciertas, pero que te hacen mirar por encima del hombro, porque quizás están ocurriendo delante de tus ojos.. la realidad siempre asusta un poco ¿no?

Jinekoloko dijo...

así y de qué forma ?

Ana R dijo...

Impresionante, este relato.Impresionante de principio a fin.Es lo mejor que te he leido...de momento.

Voy a reponerme.

Un abrazo

Cesar Vo dijo...

Por eso, para evitar historias dolorosas como esta, donde se desperdician los dias, donde la vida es un camino lento hacia la muerte, es que debemos hacer caso a las ense~anzas del maestro Benedetti.

"...No hay hoyes..."

Un Beso,
CV

Carabiru dijo...

Vaya! se me hizo un nudo en el estómago y la boca se me quedó seca cuando leí la palabra atentado...

Buff, no hay que aguantar ni el primer golpe...

Elita dijo...

WAUUU que historia nos cuentas me impresiona tu capacidad de escribir historias, mil felicitaciones.

También aprovecho si no te molesta de dejarte invitada a ti y a todos los que te leen a visitar un blog amigo dedicado a nosotras las mujeres con cosas super interesantes, ojalá puedas pasar por ahí.

http://teacupclub.blogspot.com

CARIÑOS Y SONRISAS Y GRACIAS!!!!!!!

ElPoeta dijo...

Fantástica esa historia, amiga. Ante el menor atisbo de violencia, lo mejor es cortar por lo sano, a la primera ocasión y ella encontró una perfecta. Felicidades y un beso,
V.

rAnita nOe dijo...

en lo primero que he pensado al llegar a lo del manotazo es "que no vuelva".. al llegar a lo de ATENTADO es "atocha" y al final he tenido que contener las lágrimas.. muy bueno..

Chained-entity dijo...

Una historia que deja sin palabras, es fuerte eso de que ella lo vea pasar yno se decida a decile lo que le paso, pues el aun la busca.

Ironias de la vida, el amor cerca y no se reconoce.


saludos de chile

gracias por tu visita

Nico! dijo...

estremecedor...
es cierto, esther fue golpeada no debería volver... pero ante el atentado, de haber sido esther le hubiese por lo menos vuelto a ver....

cariños.

Alucard dijo...

Pues sólo queda reconocer este texto como uno de mis favoritos y uno de los mejores que he leído últimamente. Sin duda un texto crudo conforme se desarrolla, pero que envuelve un estilo muy llamativo. Excelente relato con un gran final aunque agónico por decirle de alguna manera.

Virghö dijo...

Que triste historia de desamor. Al borde del asiento y de las lágrimas nos tuviste a todos.

Besos

mar dijo...

Tremenda historia...me ha llegado al alma, aunque entre tanto dolor es una historia bonita...
Un besito.Mar
Gracias por visitar mi eclipse particular, nos seguiremos viendo...

luz dijo...

Hace mucho calor en casa.........y sin embargo me ha recorrido un escalofrio por todo el cuerpo...increible relato que espero de alguna manera que no sea verdad.....que sea solo fruto de tu imaginacion...aunque pensandolo bien la historia aunque dura ha tenido un buen final. gracias por visitarme te añado a mis blogs favoritos

besos de luz

Aran dijo...

Buff, una historia sobrecojedora y muy bien contada.
Un saludo

zooey dijo...

Así de rotunda es la vida a veces. De rotunda y cruel. Es un relato excelente, me ha gustado mucho.

Saludos.

Gasper dijo...

Primera vez que paso por acá y me encuentro con tan tremenda historia, escrita de manera exquisita, pero con ese telón de fondo que sigue haciendo doler a pesar de las distancias (tiempos, kilómetros).

Me ha gustado mucho descubrirte y ya estaré siguiendo las huellas de estos tacones.

Y te agradezco la visita por mi barrio (por lo menos ahora que hay luz).

Besos desde Argentina

Jenipher dijo...

Besitos, y no pensemos en esas cosas...

cariños y una sonrisa al son de tus tacones...

Glauca Maria dijo...

Quería huir y lo consiguio pero ¡a que precio!

Walking Shade dijo...

Solo leer atentado es doloroso. Gran lectura, si señor.

Besos !

mismilcosas dijo...

Y como están esos tacones? Vaya historia, chikilla!!!

Un beso enorme :)

mismilcosas dijo...

Tus tacones taconeando, y mis mil cosas... ocupadas por trabajo pero se van sumando cosas poco a poco :)

Muas

Karla dijo...

Guauuuu que bien que narras todo,supongo es una historia ficticia, pero bien por Esther, no se aguanta x nada la violencia ,que un dia es un manotazo y despues que viene??, ahora me encanta eso que desaparece.....y bueno nose los errores se pagan muy caros a veces.

Me dio hasta pena de Pablo, pero seguro Esther hizo lo correcto, otras cosas puedes perdonar menos violencia y engano.

Saludos

Nosotras mismas dijo...

Gracias a tod@s por taconear y por esas palabras que hacen que me anime a escribir más y más.

El Analista dijo...

Bueno, una historia oscurita y un tanto perversa, triste, escrita de una manera que hace querer seguir leyendo, me encanto

Alexis dijo...

puff que fuerte....

Patri dijo...

Es alucinante lo que has escrito, me ha encantado. Eres genial.

Besotessssssssss

Esther dijo...

os encontré en el blog de bonsaimusic y creo que pronto seré una de vuestras asiduas, si mi tiempo me lo permite...
una historia tan dura como tan bien contada...

Un beso