jueves, 25 de octubre de 2007

PROMESAS INCUMPLIDAS



Mauricio ya tenía treinta y dos años y una vida dilatada en cuanto a juergas se refería, en su favor he de decir que también había sido buen estudiante y ahora era un estupendo abogado. Gracias a los contactos de su padre era socio de un gran bufete.
Todo el mundo le “amargaba” las comidas presentándoles posibles candidatas a ser su esposa. Él se las iba quitando de encima como buenamente podía, aunque a veces le metían en tales jardines que casi se ha visto obligado a llevar anillo de compromiso incluso antes de conocer a la aspirante.

Era verano y estaba a la vuelta de la esquina sus treinta y tres, se le antojó buena edad para por fin abrirse a sus padres, ya no podía negar más la evidencia, aunque sus familiares estuviesen cegados.
Se casaría en navidades, aunque de sobra sabía que sus padres no verían con buenos ojos el enlace y no sólo porque la futura familia política no fuese de su misma clase social.
Llegó el día de su treinta y tres cumpleaños, había invitados por doquier, sobre todo mujeres solteras de alta alcurnia.
Como en toda fiesta de cumpleaños que se precie, hubo un momento pastel y brindis. El patriarca levantó la copa para brindar por su hijo, cuando éste le cortó.
- Disculpa papá, pero este año me gustaría hacer el brindis a mí.
- Por supuesto hijo, ya eres un hombre.
- Gracias. Familia, amigos, tengo algo que anunciaros: Las próximas navidades me casó.
Se oyó un murmullo generalizado, los allí presente se miraban entre sí preguntándose quien sería la afortunada.
- ¿Quién es la afortunada? – se oyó al fondo.
- Tío Baudilio, de momento me lo reservó, prefiero que primero conozca a mis padres y luego al resto.
Un ¡VIVA LOS NOVIOS!, dio fin al brindis.
Los días próximos, Mauricio fue preparando a sus padres para la pedida de mano que sería en casa de su futura suegra.
Le reservaba para el gran día, una aún más inmensa sorpresa.

El día de autos fueron todos en un sólo coche. Cuanto más cerca estaban del pueblo de la periferia donde se daría la cena, más blanco se le iba poniendo el rostro a la madre de Mauricio.

- Mauricio, hijo, ¿no nos hemos equivocado de ruta?
- No mamá. Vive en ese edificio.
- ¿En ese edificio?, ¿en un piso?
- Sí mamá, no todo el mundo tiene nuestra suerte.
- No es cuestión de suerte…
- Bueno lo que tu digas, pero por favor no me estropees la noche.

Subieron a pie unos cinco pisos, y a medida que iban ascendiendo su madre se iba preguntando para qué había perdido el tiempo poniéndose las pieles y cargándose con sus mejores joyas, si allí seguro no lo sabían apreciar.
Abrió la puerta una señora de unos cincuenta y tantos, teñida de cobrizo hasta las cejas y ataviada con delantal; a la madre de Mauricio le sonaba familiar aquella cara.
Mauricio la besó y su madre se escandalizó al ver que su hijo besaba al servicio, pero aún se escandalizó más cuando se la presentó como su suegra.
Las sorpresas no habían acabado ahí, la preciosa novia que sus padres se imaginaban para su hijo, aunque ésta fuera pobre, no era una chica, si no un chicarrón: Alberto.

Mauricio sabía que sus padres se comportarían dentro de una corrección por eso se sentía seguro, por lo menos lo estaría hasta la hora de volver a casa.
Empezaron la cena y los que se sentían los grandes señores tuvieron que admitir que todo lo que estaban comiendo eran delicias.
- Mauricio nos ha hablado mucho de ustedes. – Dijo la suegra
- Me alegro, porque nosotros hasta la fecha no sabíamos nada.
- No ponga esa cara, mujer no se preocupe, a mí también me ha costado entender la relación entre dos hombres, pero veo que se quieren.
- Disculpe, ¿el baño?.
- Pues como en todos sitios, al fondo a la izquierda.
- Gracias.

Mientras se dirigía al baño, en el pasillo vio colgados varios retratos y no pudo más que mirarlos, de repente supo de que le sonaba la cara de aquella mujer. No entró en el baño, volvió al comedor recogió su abrigo que estaba estirado encima del sofá y le dijo a su marido y a su hijo que no se encontraba bien, y que por favor la llevasen a casa.

Todos se despidieron.
Ya en el coche el esposo le preguntó:
- Querida, ¿has visto algo en el cuarto de baño?, ¿quizá una cucaracha?
- Papá, por Dios, que son muy limpios…
- Calla hijo. Tu madre está descompuesta por algo.
- Hijo mío, nunca te prohibido nada por eso ahora quiero que me prometas que me harás caso.
- Mamá, ya sé que es un hombre, pero le quiero y me quiere y me voy a casar con él.
- No es porque sea un hombre. Simplemente no te puedes casar con él.
- Mamá, lo siento pero no te voy a prometer nada que entorpezca mi felicidad.
- Por favor, hijo mío no te puedes casar con él.

Aquellas fueron las últimas palabras de su madre, antes de llegar a casa había fallecido a causa de un paro cardiaco.

En el funeral entre los ciento de familiares y amigos también estaban Alberto y la madre de éste.
Mauricio buscó el hombro de su novio después de que hubiese pasado la recepción pero no lo encontró, tampoco le cogió el teléfono. Fue a su casa y no había nadie. Después de un mes sin saber nada de él y casi volverse loco, llamaron a su puerta.
Ante él su prometido con una carpeta. Mauricio se abalanzó a besarle, por respuesta encontró un giro de cara.
- ¿Qué pasa?, ¿qué hecho?
- Tú no has hecho nada. Pero no podemos estar juntos.
- ¿Por qué?
- Siéntate.
- Ven, iremos a mi despacho. ¿Qué pasa?, me moría por verte.
- Somos hermanos.
- Venga…, déjate de chistes.
- Ojala fuese un chiste. ¿Olvidas que yo también te amo?
- ¿Por qué dices que somos hermanos?
- Por qué en septiembre, el día de tu cumpleaños, mi madre hizo treinta y tres años que dio a luz a un niño. Ese niño se lo arrebataron la primera noche de su cunita mientras mi madre cansada, después de veinte horas de parto, dormía. Le dijeron que ese niño había muerto, pero diez años después, cuando yo apenas tenía tres años vino a mi casa una enfermera con mala conciencia, tenía cáncer y quería, al menos, curar su alma. Le contó todo a mi madre y le dio el nombre y apellidos de la que hasta ahora ha sido tu madre. Mi madre no pudo localizarla, ni tuvo manera de saber quien era hasta el día que estuvo aquí, en su funeral. ¿No dices nada?
- No sé que decir. Me parece un cuento chino. Si ya no quieres estar conmigo, déjame pero no manches la memoria de mi madre.
- Aquí en esta carpeta te he traído todos los documentos que mi madre, que también es la tuya ha podido recopilar.
- ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡PAPÁ!!!!!!!!!!!!!!!!!
- ¿Por qué llamas a tu padre?
- Porque seguro que él sabe algo. Y podrá aclarar todo este malentendido.
- ¡Hijo, ¿qué pasa?!!!!
Mauricio le contó con pelos y señales todo lo que acaba de escuchar, su padre se vio acorralado y le confirmó aquella historia. Mauricio rompió a llorar.
- Hijo, por favor, no creas que tu madre y yo éramos delincuentes.
- ¿Qué quieres que creas?, me robasteis de una cuna.
- Sí, es cierto. Primero te pedimos a aquella madre que por su corta edad y por su falta de recursos posiblemente no te podría cuidar, pero ella no quiso…
- Papá, por Dios, como te iba a regalar a su hijo.
- Hijo, tu padre era mi hermano. Falleció pocos días antes de tu nacer de sobredosis. Eres sangre de mi sangre.
- Eso no arregla que cometierais un delito.
- Lo hicimos por tu bien.
-
Alberto se puso en pie y le dijo:

- ¿Por su bien?. ¿Sabe una cosa?, mi madre nunca ha tenido para grandes lujos, pero a mí nunca me ha faltado la educación, ni la comida. Pero sí me he carecido de una cosa… El brillo que ustedes le arrebataron a los ojos de mi madre. El mismo brillo que acaba de arrebatarle a su hijo y a mí mismo.
- Podéis recuperar el tiempo perdido.
- No podemos recuperar nada. Ya no nos veremos nunca más, porque no se si entiende que amo a mi hermano y mi hermano me ama a mí.
Se escuchó un gran estruendo de cristales. Mauricio se lanzó al vacío dejando atrás la cristalera de su despacho.


59 comentarios:

juan rafael dijo...

Esto podría ser muy bien una tragedía griega, desde luego.
Si es que no se puede llevar uno tantos disgustos en esta vida.
Fijate que contradicción: en vez de crecer la familia, se va menguando.
Besos.

mar dijo...

Uff conseguiste que se me erizara todo el cuerpo, tremendo final y tremenda historia...eso si, conseguiste que me enganchara a ella desde la primera linea.
Un besito.Mar

Doña Paranoica dijo...

Qué pena más grande, y lo peor pensar en esas noches de pasión, ¿cómo encajas que te has acostado con tu propio hermano?

Un besazo enorme

Chema dijo...

Un gran relato, con un tragico final. El suicidio no es mas que la huida del cobarde...

patri dijo...

historia triste.......Beso

Peggy dijo...

Chicas , muy bien escrito al mejor estilo de los folletines , tantas desgracias juntas ...pero la vida :)

antoinE! dijo...

Me parece una historia.... espectacular.... la verdad es que las relaciones entre dos chicos son sufridas... y si a esto le añadimos lo que nos relataste.... OLVIDATE!
en verdad muy buena historia... siguenos impactando!!! que nos traes locos!
Besos
PoYo

thesil dijo...

Demasiado tragédica para ser verdad, no? Aunque en esta vida todo puede ser. Conozco un caso de un hombre y una mujer que se casaron y al tiempo se enteraron que eran hermanos. En la actualidad siguen felizmente casados.
Besos

Él dijo...

Me fascina la historia, que feliz me hizo, aún y con el trágico desenlace. Las historias de amor con final triste siempre me han gustado, son tan cercanas a la realidad. Yo creo que muchas veces terminamos cometiendo suicidio cuando nos enamoramos, aunque no sea como Mauricio.


Gracias por escribir...

Miri dijo...

Historia triste y tremendo final! pero tan bien desarrolllada que no me has dejado ni respirar hasta que terminó.
Un beso muy grande.

El futuro bloguero dijo...

Menudo dramón. He seguido leyendo del tirón y joder, es dura eh?

Bravo

Jassy dijo...

igual que doña paranoica de solo pensarlo se me escarapela el cuerpo brrrr
besos , me encanta este blog!

zel dijo...

PUÉS YO HE SUFRIDO UN POCO MÁS DE LO QUE ESPERABA, ENCONTRE EL RELATO TRISTE TRISTE AL FINAL. MUY TRISTE, AY ME QUEDA AQUÍ, ENTRE PECHO Y ESPALDA....

rosa dijo...

Nena quina història més cruent..m'encanta com escrius, podries ser guionista...
et mereixes un buen zapateao amb les meves sabates negres a topets roses....

Jo Mateixa dijo...

Ja t'ho he dit varies vegades, has pensat en escriure un llibre??, tens una gracia per relatar els fets, els detalls, m'encanta com ho fas i m'enganxes moltissim als teus relats!!!!!

Un petonas!!!!

Amor dijo...

desconsolador el final, pero por otro lado precisamente en el caso de homosexualidad el tabú del incesto no tendría por qué regir, tengo entendido que la prohibición cultural del incesto se debe a razones médicas que tampoco estoy del todo seguro que sean ciertas, pero no habiendo posibilidad de hijos naturales no tiene por qué aplcarse, digo yo

¿no?

:-)

beso grande

santi

El rincon de mi niñez dijo...

Hola..Muy lindo el post de hoy,pero triste ,muy triste final.¡¡como es la vida !!¿no?
Besos

shysh dijo...

Me ha parecido dramático en exceso, sobre todo el final y me he quedado con una duda: por qué no pueden casarse o quererse dos hermanos que no van a procrear, que se supone que es la limitación legal y biológica para limitar el apareamiento de consanguíneos?
Taconeos varios

venus dijo...

HUYYYYYYYYY
ME DEJASTE COMOS IEMPRE MUDA....
INCESTO FUERTE TEMA Y MUY BIEN TRATADO

PLAS PLAS PLAS


UN BESO

Belén dijo...

Bueno, vaya mala suerte tiene el mozo no? madre mia...

Nenita, yo me seguire pasando por aqui si? Un beso!

axelfox dijo...

sórdida, melancólica, inimaginable. Espectacular historia, bizarra y originalísima......salu2

Ruvias Intelijentes dijo...

jo

povres todos, no?

José Antonio dijo...

Este ya te lo había leído yo. Eres grande con las tramas.
Besos BIG BIG BIG

:-)

Waiting for Godot dijo...

Dios mío, qué triste. Esto está buenísimo para una novela larga. Besos.

Necio Hutopo dijo...

Como siempre, muy bien narrado... Aunque se deberá reconocer que cada "sorpresa" del relato era anunciada con demasiada antelación (que igual era la intención)... Me parece un poco demasiado exagerado, pero buen relato

lola dijo...

Me gustó más Por algo o por todo. Aquí ya se veía venir la cosa, de todos modos, las tragedias siempre terminan mal. Saludos!

Terrorista del Amor dijo...

que horror! madre mia, creedme que se me han empañado los ojos, primero por la gran empatía que no he podido dejar de sentir con el Mauricio, mi experiencia personal no es demasiado diferente hasta el cumpleaños. pero el final, puff, es final me ha dejado muerto, que pena, no me lo esperaba.

besos, cada dia soys mejores.

;P

Letizia dijo...

Las tragedias me hacen llorar. Acabo de fastidiar el maquillaje.

Besos de Princesa

yolanda dijo...

Escalofriante y bonita historia. No le deseo un final así (ni un principio :() a nadie.

La verdad es que, algunas veces, "acojonan" las vueltas que da la vida...

Gracias por vuestra paseo por mi blog :)
Besos desde Odiseas!

Estela dijo...

QUIN FINAL TAN BESTIA!! PERÒ LA HISTÒRIA EN SÍ ET DEIXA EN SUSPENS I NO POTS PARAR DE LLEGIR. EL QUE SI M´IMAGINAVA ÉS QUE EL XICOT ERA UN NOI.SALUDITOS.

Rubén dijo...

Yo también estaba viendo que el otro era igualmente un chico. A mí en ese caso lo que me habría fastidiado, más que el hecho en sí de no poder estar con la otra persona al ser hermanos, sería el que hubieran estado ocultándome durante tantos años algo tan importante. Vamos, me sentiría vilmente engañado, y es que no me gusta la mentira. O que me escondan la verdad, que viene a ser lo mismo.

También venía a agradecer las visitas a mi blog, que espero y deseo que sigan produciéndose, ¿oquei? Yo ya he añadido este blog a mi lista de favoritos, así que lo siento, pero seguiré viniendo. XDDD

¡Besotes mil!

Pasitos de bebe dijo...

Menudo drama!! Dios mio y pensar que eso pueda suceder!! aunque al fin y al cabo dos hermamos (hombres) no pueden tener hijos juntos, ese sería el problemas más grave del asunto :)
Un beste

david santos dijo...

Por favor!


Envía un Mail para la embajada del Brasil en tu País y habla de la injusticia que los tribunales do Brasil están cometiendo con esta niña.
Gracias.
Viva la solidaridad entre los humanos.

Tawaki dijo...

Me esperaba algunas cosas pero quién podía imaginar tanta negrura. Creo que tendrás que buscar otros personajes para la segunda parte. Me gustó.

BoatoLuxo dijo...

Uf, Dios mio, es que me subió los latidos del corazón a medida que avanzaba el relato.

muy bueno.
saludos.

Celeste dijo...

Me recordó una vieja canción titulada "María Teresa y Danilo".

Tan trágico que resulta cómico.

Beso celeste.

manuel-tuccitano dijo...

buen guión para una peli...inteesante hasta el final...has probado con un editor...magnifico relato...un saludo

susana dijo...

uf que triste...por cierto al entrar en tu blog, me has recordado a una pelicula que me gusta mucho, no sé si la habrás visto, "en sus zapatos"...gracias por visitar uno de mis blog, me encantó el tuyo, aunque con está entrada me puse un poco tristona, besos su

Fernando dijo...

Mu buena Historia,los pre-juicios de siempre, caa quien debe vivir la vida como mjor le paresca,no somo quien para jusgar y vivirle la vida a los dmas, triste el final.

saludos!!!

Mul dijo...

A mi me parece que da para un guion de almodovar...

Adry dijo...

Que buena historia, no pude dejar de leer hasta el final...

Conciencia Personal dijo...

Aunque es un tema trillado, reconozco tu habilidad para mantenernos al filo de la navaja y darle un toque que nos lleva a leerlo hasta el final. Bien.

Besos, Monique.

Patricia Gold dijo...

Acá tengo que venir preparada..Diosss...
que historia!!incesto, suicidio..estuve pegada al monitor..y zas!! terminamos con cristales rotos..
uuufff..
para colmo vengo atrasada leyendote..estuve con exámenes y despaarecida..y hoy ,(anoche) ..en plena madrugada me pongo a leer todos..me hiciste reir..con el anterior, jajajja
pero este mi madre..insisto..
GUION..GUION..Y GUIONN..alguien te va a convencer..
si vivieras acá..ya estaráis contactada con alguien de tv...y quién te dice...te presentaría sin dudarlo un instante..
belleza e intelignecia hecha mujer..me despido..
intento visitar más amigos y luego a dormir..
besotes para ti..
:-)

Modesto dijo...

Bufff... la primera vez que vine a este blog estábais empezando... Me alegra ver lo tanto que ha crecido ^_^
El final, tremendo!
Besos! ^_^

Marisolera dijo...

Vaya una historia tremenda la verdad, hay estoy flipandolo

La Luna dijo...

Qué historia más dura ...

Mar y ella dijo...

Que narración.....me quede helada...
relatas muy bién.
Saludos
Mariella.

Luna Carmesi dijo...

Pensaba que la historia se iba a desarrollar como aquella canción de Ruben Blades y su pobre trompetista.. pero al final la vida puede llegar a ser mas retorcida.
Saludos.

reina imposible dijo...

Me enganche desde el primer parrafo. La historia esta para llevarla a un filme.
un abrazo
reina imposible

Henry J dijo...

Cabrones! eso sí cuando aparece Alberto me partí de risa me imagino la cara de la morsa!.

Cuidenseme!

mismilcosas dijo...

Pero, donde vendes un libro con todo lo que escribes que me voy corriendo ya ya ya...
Madre mia, que dramón, me encanta!!!

doncel dijo...

Un relato muy fuerte, que...hasta puede que sea realidad.
En la vida real hay historias para no dormir, más de las que nos pensamos.
Feicidades por este relato. y te dejo un beso. Antonio

Nosotras mismas dijo...

Gracias a tod@s por taconear.

Besos

Dinorider d'Andoandor dijo...

vaya historia! me quedé frío

La Flor de la Mafia dijo...

Excelente historia...tan excelentes son las cosas que escriben que no me canso de leerlas!

Mavi dijo...

Quizá por ser gemelos se pueda entender esa atracción tan fuerte que sentían el uno por el otro, al menos de eso hablan muchas historias de gemelos.

Con los pelos como escarpias me has dejao!!!

La navaja en el ojo dijo...

Hola también a vosotras.

nennella dijo...

empecé a leer y no podía parar! miau! como me enganché!

pato dijo...

En cada párrafo que leía mis ojos se agrandaban de ansiedad , buena historia , aunque me entristeció .