martes, 26 de junio de 2007

UNA VIDA LLENA DE PRIMEROS MOMENTOS

La importancia de vivir un primer momento..., ese instante donde todo es de color de rosa, aunque sabes, la experiencia te lo dice, que el camino lleva espinas. Nunca sabrás, hasta que no suceda, lo que estar por venir. Pero vives ese primer momento como si siempre pudiera ser así y luego viene el divorcio de sentimientos, lo que te gustaba ya no te gusta, cuando quitas la primera capa, resulta que la segunda ya no es tan suave y empieza la aspereza y así sucesivamente, al final o te acostumbras al roce tosco de un nuevo día e intentas acariciar la superficie o entras en un bucle de incomodidad.

Todos tendríamos que descubrirnos ante nosotros mismos e hidratar cada una de esas capas para hacer que el otro siempre se sintiera en ese primer lapso.
Hay que llenar la vida de primeros momentos, reinventarse a uno mismo, evitar caer en la rutina.

39 comentarios:

Sergion dijo...

La rutina, ese gran conocido. Creo que hace tiempo que la dejé de lado y procuro que mi vida esté llena de esos primeros momentos... :)

Modesto dijo...

No se debe caer en la rutina, después no se viven esas sensaciones tan buenas o "primeros momentos".
Gracias por visitar mi blog :D
Este me gusta ^^
Chao! ^^

Modesto dijo...

Por cierto, te linkeo que me ha gustado el blog XD
Chao! ^^

Las telepatéticas dijo...

Sergion: Eres un crack

Gracias por linkearme: Modesto

José Antonio dijo...

Para que el mañana sea bueno tuvo que haber un buen ayer. Pero no hay que olvidarse jamás del hoy.
Buen aporte "M". Corto y conciso.
Me gusta

Las telepatéticas dijo...

Si el ayer fue realmente bueno, a veces sería mejor que mañana fuera otro ayer. Esto tiene su contrapartida, nos perderiamos lo que queda por vivir, siempre estariamos en ayer.

José Antonio dijo...

"Preferíría vivir 10 minutos y haberte conocido que no toda una vida sin llegar a coincidir contigo"
Más vale que todos los días sean hoy y que el hoy sea mejor que ayer pero peor que mañana.
Eso me suena, ¿no?
:-)

Alexis dijo...

mantener la llama viva, ahi el detalle.
un saludo.

bonsaimusic dijo...

Me ha encantando el post...Es muy hermoso. Y se lee del tirón.
Cuando se te presenta una ventana a la oportunidad...no hay que bajar las persianas. Aunque luego el resultado no te satisfaga. No hay peor recuerdo que el que no se ha vivido. Oportunidad es una mujer vestida de Luna, cubierta de Sol. Aunque tenga efectos secundarios, yo no la voy a dejar pasar.

Un abrazote amistoso.

csar dijo...

Interesante blog ;)
Gracias x visitarme.. y oye, como pones la pestaña esa en archivo del blog?!?!
Saludosss!!

Daniel dijo...

Pues sí... La rutina es enemiga del matrimonio. ¡Qué me vas a contar! B-SOS (sigue taconeando)

elogio_del_horizonte dijo...

Si se mantiene es un triunfo...la chispa

Un beso

Gerardo Omaña dijo...

Vuelvo mis pasos al jardin florído
donde tus flores devoran los desiertos
donde volando con tu propio canto
vuelven tus puentes a tocar el cielo.

Y ya no eres reflejo de una luna impávida
ni impávida tu luz en el espejo.

Vuelas por el viento
sin llanto ni silencios, sin quejas, sin dudas
y sin miedos...hoy eres flor y nube desgranada
en cristalinas gotas de rocío.

Por eso nadas en espejos de agua
con tus versos goteando en las palabras
el interminable sonido de tu encanto.

Recibe un beso en tu alma

Blackrose dijo...

Gracias por pasarte! Aunque no sé quién eres! O quizá sí pero no caigo. Me gusta mucho tu blog!:) Te linkeo, ok?


A ver si hoy me inspiro y escribo algo que falta me hace!


Mil besotes!

Las3Musas dijo...

Excelente premisa, cada momento es único e irrepetible.

Gracias por pasar por las 3musas.

Un beso
Musa Rella

Fiesta de Colores dijo...

me encanta cada primer momento vivido, xq son los q con el paso del tiempo son unicos y no se repetiran por ma sq se intente

manly dijo...

Es cierto, sólo hay un primer momento, una primera impresión. Y hay que disfrutar de ellos al máximo.

Aeris dijo...

Ufff, creo que una de las cosas que mas temo es la rutina, me ataca cuando duermo la muy traidora.
Siempre intento hacer algo distinto, hablar con alguién inusual o hacer algo que rompa los últimos días de monotonía.

fiorella dijo...

No hay dos momentos iguales e idènticos aunque a simple vista lo parezcan,ni los momentos ni nosotros.Un beso y me gusta tu casa.

carmncitta dijo...

Eso es muy cierto, caer en la rutina y acomodarse es lo peor que se puede hacer, en cualquier relación, tanto de amistad como de algo más...:P

muaks

carmncitta dijo...

por cierto, gracias por pasarte por mi blog ;)
nos leemos.

Anadell dijo...

Si cuando perdamos la capacidad de reinventarnos, de hacer cosas diferentes, de sonar, se pierde nuestra creatividad y con ella se lleva nuestra vida.

Irantzu dijo...

Me gusto el concepto de hidratarnos todas las capas, y no solo la que se ve a simple vista.
Tratar de ser mejores personas para nosotros mismos y tb. para los demas.
Que mejor seria el mundo si todos quisieramos.

juan rafael dijo...

Eso mismo dicen las cebollas, pero no les quites muy deprisa las capas porque te pueden hacer llorar. Gracias por haberme visitado. Un placer. Ya había pasado por aquí antes.
¿Cuántas sois?
Lo digo para repartir los besos que os pueda mandar.

Valeria dijo...

Cuidar que cada momento sea único... Nada sencillo pero esencial.
Un saludo.

Tobro_InfernaL dijo...

bien..

Agua & Fuego dijo...

La rutina, tremenda hechicera, si en sus dominios caes a su antojo te maneja, lleva siempre un filo cortante para liberarte de sus hilos, para querer, para amar, para sentir cada día como si fuese un primer momento.
Un beijo desde las llamas, atentamente LicánTropo.
Pd: Gracias por la visita a nuestro blog y por la huella dejada en él.

mismilcosas dijo...

Yo voto por el amor con los ojos abiertos!! Se acabo amar ciegamente ppues no es sano ni para quien ama ni ppara el amado, pues es pura idolatración y ceguera...
Creo q solo se llega a amar cuando aprendes a querer esas impprefecciones.

muas

*}TeRe{* dijo...

sóLo hay una primeRa vez al iGual que sólo hay una pRimera impreSión. cuanDo se superan las aparienCias, la rutina es eL modo de esconDerse, el refuGio de aquellos cobardes que sienten mieDo, que se niegan a experimentar aferraDos a la mano de su paReja, o de la genTe que quieren. meJor diCho, de la gente que no se atReven a querer.

detRás de la rutina no eStá la comoDidad, está el pavor a arrieSgarse, el daRlo todo por perdido de anTemano.

gRaciñas por pasar por mi bloG.
eSte me lo apunTo :)

biCos!!

*}TeRe{*

calma dijo...

Que difícil guapetona, estoy convencida que se llena de otras muchas cosas, pero ese primer momento te lo proporciona la sorpresa, la variedad. Lo prohibido.
Besossss

Anónimo dijo...

Llevo el corazón gastado de tanto usarlo, pero no en primeros momentos, a los que el conocimiento de continuidad suele deslucir... yo prefiero una vida llena de últimos momentos, disfrutar cada amanecer, cada olor, cada beso como si fuese el último que vas a disfrutar... porque muchas veces, más de las que esperamos, es asi...

Vagamundos

Belén dijo...

RUTINA????? nooooooooooo


jajajjaja

Gracias por formar en mi blog, este me ha gustado! con permiso, pasaré por aqui...

besos!

Gregorio Verdugo González-Serna dijo...

La rutina es la piedra angular del desencanto, una vez que se instala es difícil apartarla de su trono.
Un abrazo.

Las telepatéticas dijo...

Gracias por taconear.

LauraBaires dijo...

Reinventar la pasión por la vida. Esa pasión que define los primeros años...las primeras veces. Saber levantarse de la desilusión y volver a creer. Creer con madurez nueva...pero creer.

Me gustó!!!!!!

LauraBaires dijo...

PD: este es el mensaje del Mito de Sísifo, de Camus. (piedra angular de mi existencia adulta)

Cesar Vo dijo...

Benedetti en uno de sus regalos dijo alguna vez.


"Hay ayeres,
Hay mañanas
Pero no hay hoyes"


Un Abrazo de momento.
CV

Heredero de los Sueños dijo...

Al son de los suyos tacones... le comparto en ésto... "nuestro primer momento"... mutuo.

Afectos... de primera, pues, acto seguido... me quedo.

HdQ.

Nat dijo...

Pobre rutina, siempre atacándola. Ella sólo quiere nuestro cariño y comprensión. No hay nada malo en hacerle un hueco.