jueves, 22 de mayo de 2008

SEGÚN AMANEZCA


Hoy, el día está gris, siempre apunto de llover, siempre apunto de sorprenderme una tormenta anunciada.
En el asfalto donde parecen reflejarse las nubes del día actual, patinan mis pies, subidos en unos zapatos nuevos. El calor acumulado en la carretera, provocado por el ir y venir de vehículos, se siente en la planta de mi pie y aunque mis brazos están fríos, ese calor no me reconforta.
Me detengo hasta que el muñequito adquiere ese color verde eléctrico y pasó de este lado al otro, podría estar haciendo eso todo el día y mi camino seguiría teniendo el mismo sentido.
El bucle en el que se ha convertido mi vida, parece no tener fin. El espacio más vital de mi existencia, se ve ocupado por otras personas, que en el mejor de los casos solo me dan codazos y/o me atosigan.
Paso por el escaparate de unos grandes almacenes, hago como que me interesa la ropa de los maniquís, sin embargo solo estoy mirando como mi silueta se desdibuja cuando alguien se acerca.
Repaso la agenda de mi teléfono móvil y no encuentro a quien llamar, seguro habrá alguien dispuesto a escuchar, pero se me antoja egoísta por mi parte.
Otro sentido tendría todo esto, si hoy fuera un día soleado y me pudiese broncear con los rayos de quien se responsabiliza de enceder la luz cada amanecer.

18 comentarios:

juan rafael dijo...

El mirar en el reflejo de un escaparate o de un cristal es un buen truco para mirar sin ser mirado, aunque yo prefiera la mirada directa.

Minombresabeahierba dijo...

Suelo pararme frente a las vidrieras, no para ver ropa ni mi reflejo en la vidriera. Quiero ver con que humor andan los maniquis, hay algunos que siempren tienen una sonrisa, y elio esas vidrieras para parar y mirar. besos

carlota dijo...

pues, y no es una metáfora, aquí ha salido el sol... seguro que va para allá ;). Un beso, taconeadora.

DESPLAZADOS AL PARAISO dijo...

Animo mujer, eso es sólo consecuencia del día nublado, verás como cuando llegue el buen tiempo ves los dias de otra forma, ya veras.
Un besote, wapa

alkerme dijo...

Tranquilidad, esos días duran lo que dura un helado al Sol, ése que esperas con anhelo.
Un beso

Bonsaimusic. dijo...

Te aviso que te vayas poniendo crema con F.P alto porque este finde arrasa.

Os mandamos besos felices.

Jinna dijo...

El móvil a veces parece una cuerda a la que aferrarse... nuestra preciosa agenda contiene números y nombres de gente que puede ayudarnos aún cuando no pedimos auxilio...

Un beso!

katina dijo...

Dan ganas de que esa tormenta que se avecina barriera con todo y limpiara las calles , para caminar por un suelo mas humano y acogedor .
Me gusto .
Un cariñoso abrazo.

Miguelo dijo...

con solecito todo es mejor

La otra parte de mí dijo...

si ,a veces cuando tenemos el alma en gris un rayo de sol puede hacer milagros...

Nochestrellada dijo...

Después de esos grises
de la lluvia
aparece una vez más el sol

Vine siguiendo la melodía de tus tacones desde otras ciudades amigas...
Me gustó llegar hasta aquí...

un beso

Maria Cristina dijo...

espero que las nubes oscuras y grises se vayan con el viento y que vuelva el sol a irradiar tus dias

Belén dijo...

Eso, quisiera yo hablar del desgraciado ese que enciende el sol por las mañanas... segundo fin de semana sin absolutamente sol, solo lluvias grrrrr

Besicos

José Antonio dijo...

Con ese trasfondo nostálgico y melancólico te ha queddo un texto BUENÍSIMO. Claro, que no hay ni uno de los que has escrito que pueda decirte que era malo ... :-)
Animo, besos, achuchones (para paliar el frío de tus brazos) y venga arriba ese ánimo.
Madre mía, cómo está el patio ...
Besos guapa.

Necio Hutopo dijo...

Depresión climáticva que se le llama... Y no es tan rara como pudiera pensarse, la padece al menos una de cada 25 personas

manuel-tuccitano dijo...

la verdad es que el sol calienta el cuerpo y los corazones...con el cielo limpio y sin nubes se vive mejor...besos

eSadElBlOg dijo...

estoy segura de que con un taconazo bien dado lo pones todo en su sitio, incluido el sol de primavera.
animo y que juanes te enamore.

MVP dijo...

Yo me engaño a veces pensando que tengo derecho a estar triste porque hace un mal día... A veces, me encanta hacerlo porque, sabes, no somos perfectas, ni tenemos que serlo...

Yo estoy hasta los cojones de la puta perfección.

Sin acritud (Muy chulo tu blog... )